domingo, 16 de septiembre de 2007

16 de septiembre; un caso de identidad equivocada



¡Viva la independencia, viva Hidalgo, viva México cabrones... ! Es el grito de los mexicanos para celebrar el 16 de septiembre. Y a beber se ha dicho.

Pero ¿y quienes nos habían conquistado? sería la pregunta obligada.

- pues los españoles , dirían muchos.

-Pues no, claro que no, diría yo.

Ellos nos fundaron con el nombre de Nueva España, porque México como nación no existía antes de los españoles.

Aqui empieza el problema con la identidad equivocada y con el complejo de inferioridad de muchos mexicanos, viene desde los independentistas y de escritores como Fray Servando Teresa de Mier, que nos presentó la independencia como recuperación del país, como si México hubiera sido un país constituido con anterioridad y los españoles lo hubieran usurpado.

Pero los pueblos indígenas que aqui habitaban no constituían una nación, incluso se odiaban entre ellos. Ninguno abarcaba todo el territorio nacional, los aztecas si acaso dominaban unos estados del centro de México , el resto lo conquistaron y unificaron los españoles, junto con toda latinoamérica, dicho sea de paso.

Entonces México lo fundaron los españoles, y eso es lo que nosotros resultamos, españoles del nuevo mundo.

Y lo nuestro mas que una independencia fue un pleito entre hermanos, como debe decirse. De puro coraje le cambiamos el nombre al país.Pero nunca perdimos nuestra idiosincracia española.

Hay que recordar que los insurgentes motivaron a la población a que se levantara en contra de la ocupación francesa sobre España y pedían la reinstauración de Fernando VII en el trono Español. En el mismo "Grito de Dolores" Miguel Hidalgo proclamaba vivas a Fernando VII. Después se radicalizó en un movimiento separatista.

Fueron finalmente españoles peninsulares o nacidos en México quienes promovieron la insurgencia no la población autóctona, que en pocas palabaras les daba lo mismo.

Así pues quien desconoce su linaje español, es quien no tiene identidad mexicana. Por eso ya basta de querer idetificarnos con penachos y taparrabos, esos no somos nosotros. Es solo una falsa identidad que pretenden inculcarnos para crearnos complejos y que al chocar contra nuestra verdadera naturaleza nos confunde y avergüenza.

Somos hijos de los vencedores no de los vencidos.

Lo que define a una nación es su cultura y el mexicano es 95% español y 5% autóctono.

Nuestra religión es la cristiana, no el politeismo indígena, nuestra lengua es el español de orígen greco-latino, no las lenguas autóctonas; nuestra ciencia, la filosofía, la política, la sociedad, las artes y literatura, provienen de España, gracias a ella nos llegó el Renacimiento y la Ilustración de Europa. Si no, todavía se practicarían sacrificios humanos en las pirámides.

Los mexicanos nacimos desde el momento en que llegó Hernán Cortés y conquistó estas tierras, la unificó, nos dió lengua, religión, territorio, gobierno, nación. El es el padre de la patria.

Y por si no quedara claro fueron españoles peninsulares y de padres españoles pero nacidos aquí (criollos) quienes iniciaron la lucha de independencia ( Miguel Hidalgo, Allende, Josefa Ortiz de Domínguez); fueron mexicanos de origen español quienes defendieron a los indígenas durante la Colonia (Fray Bartolomé de las Casas); de origen español fue también la poetisa mexicana Sor Juana Inés de la Cruz.

Y por último, para recordarlo cada vez que rindamos honores a la bandera, resulta que fue de padres españoles el autor del Himno Nacional Mexicano, Francisco González Bocanegra y español 100% europeo el autor de su música, Jaime Nunó.

Así pues, sabiendo quienes somos y de donde venimos, ¡Viva México cabrones!

4 comentarios:

Antropomorfo dijo...

Cierto... en parte, pero no tan mecánico, es verdad casi todo lo que dices, pero el fruto de ese proceso de reivindicar el pasado mítico indígena que efectivamente inició con Fray Servando y con los jesuitas expulsados, doscientos años después es una cultura sincrética y algo esquizofrénica. Sí, somos mexicanos diferentes a los españoles a los indios y al resto de la América Latina... Eso opino yo, un saludo afectuoso.

Iconoclasta dijo...

Toda cultura dominante se salpica de la dominada, es inevitable.

Pero algo que nos ha confudido y pesado históricamente es el querer simular un rompimiento con nuestra hispanidad y querer reivindicar una mexicanidad basada en símbolos nativos.

Finalmente fomentado por los intelectuales independentistas.

Es como querer sustituir a tu padre biológico por un padrastro. Simplemente no hay empatía.

Esto lo veo muy claro por ejemplo en el caso de nuestra bandera.

No tiene ninguna similitud con la bandera Española que es naranja y amarilla.Como si quisiéramos negar nuestra hispanidad, e incluso le pusimos un símbolo azteca, el águila devorando una serpiente.

¿Quién adopta un símbolo del perdedor? Mal inicio.

Por el contrario naciones como Estados Unidos, Australia o Nueva Zelanda, llevan los mismos colores y dibujos que la de su ancestro: Inglaterra.No niegan su origen.

Todas son azules, blancas y rojas, además de portar estrellas.

Ahora ya son naciones independientes pero siguen reconociendo de donde vienen y por tanto quienes son.

Y dejando en claro también que a pesar de lo rudo de la colonización inglesa sus ancestros no son los apaches de E.U., ni los aborígenes australianos, ni los maoríes neozelandeses sino los ingleses.

Tal vez eso explique en mucho su éxito.

Bery dijo...

Nunca lo había visto por ese lado! Es verdad y yo he sido una de esas confundidas...

Saludos!

iconoclasta dijo...

bery, me agrada tu disposición para aceptar otros puntos de vista, creeme que en los blogs es algo difícil de encontrar.

Y ojalá alguno de mis post te ayude a ver el mundo de otra manera, renovarse o morir...