sábado, 15 de diciembre de 2007

La Amenaza Fantasma: el Tapón Hidráulico


Las desgracias nunca vienen solas. A unos días de la inundación en Villahermosa se desgajó un enorme cerro en Juan de Grijalva en Chiapas que tapó el paso del agua del río Grijalva hacia la presa Peñitas y ocasionó el famoso Tapón Hidráulico.

En ese momento no tuvo mayor implicación, salvo para la pequeña población que quedó aplastada por completo porque en Villahermosa el daño ya estaba hecho.

Sin embargo, al paso de las semanas, esa agua acumulándose poco a poco podría terminar por desbordarse de manera descontrolada pudiendo ocasionar una nueva inundación en la recien desaguada Villahermosa. Ahora si que nos llovería sobre mojado.

Los trabajos para construir un canal de desfogue se iniciaron con prontitud, hay que reconocerlo, aunque solo se trate de sacar tierra decenas de máquinas retroescavadoras, volteos y gruas llegaron al lugar trabajando las 24 horas del día así como cerca de 800 obreros fueron movilizados.
Finalmente se espera tener listo el canal para el 18 de diciembre a las 8 A.M., momento en que dará inicío el desfogue que será transmitido por televisión nacional en vivo y en directo.

Mientras eso ocurre las condiciones en Villahermosa no pueden ser mejores; los ríos descendieron de nivel varios metros, las presas están holgadas, la lluvia ha cesado y el sol brilla para todos, además de que no habrá luna llena y no hará subir la marea para que no le vuelvan a echar la culpa por si algo sale mal.

Sin embargo, la población no solo se inundó de aguas negras sino también de paranoia, por lo que las opiniones están divididas entre quienes aseguran que todavía viene lo peor y quienes, como yo, asumen que el riesgo de que algo se salga de control es poco.

Según mis cálculos y dada las condiciones actuales hay un 80% de probabilidades de que todo salga bien y un 20% de volvernos a inundar.

Sin embargo, la mayoría no comparte mi opinión (que novedad), mis vecinos aún no vuelven a sus casas, otros no han gastado el vale que les dió SEDESOL para muebles por temor a volver a perderlo todo y los que mas, ya tienen listas sus maletas para estas fechas, entre ellas mi jefe de departamento que ha hecho las tres cosas anteriores.

Lo curioso es que tiene tapizado su cubículo con imágenes religiosas a las que por lo visto no les tiene mucha fe a la hora de los cocolazos.

También hubo festeja Guadalupano en el sitio del tapón con misa y mariachi, lo cual detuvo los trabajos urgentes durante 5 horas, dicho sea de paso. Al final el sacerdote Abel Silva echó agua bendita por todos lados para que nos proteja del desfogue.

Mientras el benévolo dios decide que hacer con nosotros la duda se mantiene entre los tabasqueños: ¿ habrá o no habrá inundación otra vez?... yo digo que no.

¡Hagan sus apuestas señores!

2 comentarios:

iconoclasta dijo...

A solo dos días de la apertura del tapón hidráulico, el presidente Calderón vino a Tabasco para anunciar que había pasado el mayor riesgo y que todos los damnificados podrían pasan el 24 en sus casas, o en lo que les quedaba de sus casas. Aunque Finalmente era mejor que en un albergue.

Fueron semanas realmente de tensión que sirvieron de parámetro para medir la objetividad de las personas.

Como les decía, la mayoría vaticinaba una catástrofe aún con la información con que se contaba y a pesar de la gran religiosidad que existe entre la población tabasqueña.

Esto denota que por lo común las personas no tienen verdadera fe ni se allegan de información tampoco.

Y también que las ideas catastrofistas o apocalípticas siempre tiene éxito entre el populacho,como la del fin de la civilización por el Y2K y ahora con el cambio climático.

Pero esos son temas que ya tocaremos en otro post.

cibernético dijo...

LA GENETE SIEMPRE ESPERA LO PEOR Y CUANDO SE EQUIVOCA TODOS CONTENTOS EN VEZ DE COMO TU DICES INFORMARSE POR ESO LA ROMOROLOGÍA SIEMPRE CREA EL PÁNICO EN NUESTRA SOCIEDAD.