viernes, 2 de noviembre de 2007

Tabasco entre dos aguas.


Se supone que no debería de estar posteando. Villahermosa está inundada en un 80% y el estado casi en un 70%.
Por desgracia todo esto estaba condenado a suceder tarde o temprano. Y es que Tabasco estaba atrapado entre dos aguas:

La federación, que ante la ausencia de un presidente sureño, siempre lo ha visto solo como fuente de energía eléctrica y petróleo para el centro y norte industrializados y el mismo gobierno estatal, heredero de un cacicazgo priísta que ostenta el poder desde siempre en la entidad y cuya única meta ha sido el saqueo de los recursos locales.

Hace 8 años en 1999, se nos dió un aviso de lo que venía. Lo que se creyó que era la peor inundación ocurrida en Tabasco vino a ser la mitad de lo que ocurrió ahora.

Se aprovechó el momento para solicitar recursos para el llamado Plan Hidráulico, la idea era correcta y en el momento justo. Fue ampliamente cacareado por el anterior gobierno de Manuel Andrade Díaz, pero que no consitió mas que en construir unos cuantos bordes por aquí y por allá, sin atacar el problema de fondo: La presa Peñitas.

Tabasco se inundó porque el agua que se contiene en la presa para generar energía eléctrica llegó a niveles exagerados, pero que al no contar con otra salida mas que los ríos de la entidad estos fueron salvajemente saturados con un caudal digno del mismo diluvio bíblico pero sin arca de Noé.

El problema es que el Plan Hidráulico debió comprender canales que desde Peñitas desviaran estos excedentes de agua así como de vasos recaudadores para almacenar y contener el flujo del agua hacia Tabasco.

Pero nada de eso se hizo en 8 años, todo fueron unos cuantos bordes de cemento a orillas del Malecón y una que otra colonia. Ese fue el gran plan hidraúlico de Manuel Andrade y la federación.

Sin embargo a pesar de que los recusos no fueron los suficientes si llegaron miles de millones de pesos con los que se pudo hacer algo solo que no fueron utilizados debidamente ante la rapiña del peor gobierno que ha tenido Tabasco y encubierto por el congreso mas corrupto del país, vendido descaradamente al sistema.

Basta para ilustrarlo el hecho que solo en este año tres diputados de oposición se cambiaron descaradamente al PRI por la módica suma de 10 millones de pesos cada uno, otorgada por el secretario de gobierno Humberto Mayans, pero esa es otra historia que ya abordaremos en su momento.

Tabasco pues, estaba condenado a desaparecer bajo el agua. Entre la federación con su indiferencia hacia el sur y el gobierno local con su corrupción y rapiña, era la crónica de una muerte anunciada y el destino nos alcanzó ese 28 de octubre cuando los ríos empezaron a subir enloquecidamente de nivel hasta desbordarse de manera descomunal.

Lo ocurrido en Nueva Orleans en 2005 fue un vil encharcamiento que nos mata de risa al llamarlo desastre comparado con lo ocurrido en nuestras tierras.

No faltó el payaso, o mas bien la payasa de Paty Chapoy de TV Azteca que lo atribuyó al cambio climático. Después se lo escuché al presidente Calderón. Igual que la tragedia de la plataforma Usumacinta del post anterior. Pero nada mas falso y fuera de la realidad.

El agua siempre ha sobrado en Tabasco, cambio climático el día que nos caiga nieve, aquí lo que pasó fue que ante el crecimiento de la mancha urbana y el aumento desmezurado en las necesidades de energía eléctrica del país, las presas de Chiapas que descargan en Tabasco se han convertido en monstruosos contenedores de agua listas a ser desaguadas cual gigantesco inodoro lleno de indiferencia y corrupción.

La verdad es solamente una: Tabasco ya no puede seguir siendo el desagüe de Peñitas.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Sobre el desastre de Tabasco solo se tiene que aprender a tener una cultura de previsión, si no hubiera sido por las presas, se hubieran empezado ahogar desde antes, es muy facil decir, esto, lo otro, bla, bla, bla, las presas de chiapas, bla, bla, bla. Es cierto que falto un trabajo conjunto entre las autoridades de ambas entidades adjunto a la federación, pero tu lo acabas de decir, Villahermosa no es un lugar habitable, están entre dos agua.

Iconoclasta dijo...

anónimo,
Las presas son las que retienen inmensos volúmenes de agua en la temporada de lluvias para generar electricidad en época de secas,de otra mander correrían libremente todo el año y nunca inundarían la ciudad.

Si los ríos estuvieran secos así venga la lluvia mas atípica de la temporada no sería suficiente para desbordarlos de esa manera y cubrir media ciudad, pero cuando una presa está saturada no hay mas opción que descargarla y fue lo que ocurrió.

En cuanto a que Villahermosa no sea habitable,tampoco sería el D.F., Monterrey, Guadalajara, etc, ya que algunas ciudades están en zonas sísmicas, otras carecen de agua o de alimentos cercanos y sin embargo subsitenten gracias a nuestra infraestructura y civilización.

Sin embargo en Tabasco se siguen desviando recursos en vez de materializar un adecuado Plan Hídrico.

luisa dijo...

Sobre las inundaciones, ese es un fenomeno natural, hay datos historicos en el antiguo Egipto sobre el desbordamiento del Nilo y sus concecuencias en las ciudades afectadas.

Concuerdo contigo que la infraestructura y la civilización arreglan algunas cosas, pero desarreglan otras.

Las presas fueron creadas por el hombre en primera instancia como un medio para acumular agua, posteriormente para la generación de energía.

Algo que es muy cierto, no es lo mismo ver los toros desde la barrera a tenerlos enfrente ¿verdad?.

Podré sonar hirónica, pero solo las personas que han vivido un desastre natural entienden lo que es sentirse impotente ante este hecho, solo cuando lo vives, puedes comprender.

Los recursos en este país siempre se han desviado, mirá a López Obrador haciendo circo maroma y teatro con lo de la Reforma Energetica y su partido hecho un verdadero lío.

El detalle con nuestro sistema es que solamente vemos los efectos, nunca vamos tras las causas.

Somos teóricos, nunca prácticos.

Iconoclasta dijo...

luisa,
Lo de López Obrador no es un desvío de recursos energéticos simplemente quiere que el petroleo siga en manos del estado.

Hablo de los recursos que llegan a un estado para ciertas obras de infraestructura y no son aplicados debidamente, eso si trae repercusiones directas de ésta índole.