sábado, 2 de octubre de 2010

Bicentenario, la historia no autorizada.


En un lugar de Dolores de cuyo nombre no quiero acordarme, vivía el padre de la patria Don Miguel Hidalgo y Costilla.

Aunque más bien lo pintan como abuelito, Miguelón –como le decían los conspiradores- era un sacerdote maduro, de ojos verdes y cabello largo y entrecano, quien un día sacudió su melena alborotada y dijo así:

-Viva la América, Viva Fernando VII y Viva la Virgencita de Guadalupe –que nunca falla entre la plebe- con lo cual dio inicio a su movimiento mal llamado independentista del 16 de septiembre de 1810.

Y digo mal llamado, porque originalmente su revuelta no era para independizarse de España si no porque estaban en desacuerdo con que Napoleón Bonaparte hubiera invadido a la Madre Patria y sacado del trono –del trono real se entiende- a Fernando VII.

También se sabe que a raíz de eso Fernando VII acuñó la famosa frase de: -pero sigo siendo el Rey- que más tarde haría famosa José Alfredo Jiménez.

Decía entonces que Hidalgo decidió iniciar junto con los conspiradores de Querétaro –que hoy serían llamados complotistas: Allende, Josefa Ortiz, Aldama y Abasolo-, un movimiento de apoyo a su Rey y en repudio a José Bonaparte –hermano de Napo y también llamado Pepe Botellas- quien había sido impuesto como su nuevo monarca afrancesado.

Al principio todo iba bien, todo fue victoria tras victoria contra los realistas –que no eran muy realistas al enfrentarse en menor número a los insurgentes- hasta que llegaron a las puertas mismas de la Capital donde todo se volvió confusión.

Por alguna extraña razón que todavía hoy se debate en programas de talk show, Hidalgo se negó a tomarla y dio lugar a muchos años de guerra adicionales.

Algunos dicen que fue por el smog –y que Hidalgo era asmático-, otros dicen que fue por el tráfico -ya que el Peje todavía no construía los segundos pisos- y otros afirman que fue porque no era militar y no sabía ni que carambas estaba haciendo y que solo era bueno para alborotar a la indiada -al menos eso dijo Allende.

También dijo que a Doña Josefa Ortiz le decían la Corregidora porque se la pasaba corrigiendo a su marido en público y que Morelos usaba pañuelo en la cabeza porque se estaba quedando calvo como Hidalgo.

Total que surgieron las diferencias y Allende tomó por su lado dando guerra un rato más y a Hidalgo le terminaron cortando la cabeza y colgándola de la Alhóndiga de Granaditas.

Sin embargo, el primero paso ya estaba dado y no habría vuelta atrás.

A la muerte de los primeros caudillos siguieron años de lucha encabezadas por José María Morelos, quien sí tenía talento militar y de quien Napoléon comentó: -con cinco Morelos conquistaría el Mundo-, de todas maneras la Iglesia lo declaró hereje y luego lo fusilaron.
Finalmente en 1821, Iturbide y Guerrero, decidieron que era mejor formar un nuevo país -ya que después de todo los que se estaban matando eran ellos- y aceptaron darse el abrazo de Acatempan en Guerrero.

De ahí se fueron a celebrar a las playas de Acapulco donde se dice que amanecieron otra vez abrazados y tirados en la arena con un barril de cerveza al lado.

Fue así como este movimiento de apoyo a la monarquía española que degeneró en lucha independentista terminó dando paso a un nuevo país; democrático, independiente, sin discriminación de clases y donde se respeta el estado de derecho, no como en esos tiempos.

Es por eso que celebramos el Bicentenario.

11 comentarios:

fernarellano dijo...

JAAAJAAAAAJA MUY CIERTO LA HISTORIA DE LOS LIBROS DE TEXTO ES PARA LOS QUE TIENEN MENTE INFANTIL Y NO SE PARECE A LA REALIDAD SIEMPRE ES MEJOR QUE LOS HEROES SEAN DE CARNE Y HUESO.TAMBIEN LEI QUE EL FAMOSO GRITO FUE A LAS 8 DE LA MAÑANA

walter dijo...

jajajajjjaa asi deberian enseñar historia en la escuela para que aprendieramos algo y no fuera una clase tan aburrida.
y como siempre la querida religion excomulgó a los dos sacerdotes que nos dieron patria que fácil olvida este pueblo ignorante las lecciones de la historia y a su verdadero enemigo el dogma pero tu nunca lo olvidas iconoclasta y eso me gusta de tu blog
cuenta la historia que hidalgo perdio la cordura y en una ocasión asesinó a 200 prisioneros indefensos

ĭçoŋoçlast@.·´¯`·.¸ dijo...

fernarellano,
La historia oficial es poco realista; los heroes son perfectos -jamás se menciona que tuvieron varias mujeres o que les gustaba el alcohol-, siempre usan el mismo atuendo -jamás aparecen en chancletas-, y se la pasan repitiendo sus frases célebres: los valientes no asesinan, mueran los gachupines o sufragio efectivo no reelección.


walter,
Si la historia nos la contaran con más realismo resultaría bastante irónica y nuestros héroes hasta ridículos en ocasiones, pero sin duda despertaría el interés en nosotros y nos acercaría mas a ellos.

Y es que cuando subes a un personaje a un pedestal se vuelve monolítico y sus ideales inalcanzables.

fernarellano dijo...

YO PIENSO QUE HIDALGO NO TOMÓLA CAPIRUCHA PORQUE ESTABA LLENA DECHILANGOS AJAJAJAJJ

ĭçoŋoçlast@.·´¯`·.¸ dijo...

Buena hipótesis,,,pero entonces tampoco hubiera querido a México porque estaba lleno de mexicanos jajajaja.

pato dijo...

Pero que engañada viví !!!

Ja, ja ja buenísimo !!

ĭçoŋoçlast@.·´¯`·.¸ dijo...

pato,
vivimos en un país que realmente no conocemos pero poco a poco van saliendo los trapitos al sol jajajaja.

ĭçoŋoçlast@.·´¯`·.¸ dijo...

Pato,
por cierto, este post del bicentenario tu lo sugeriste y espero que te haya satisfecho...

Mc Kitty dijo...

Genial historia no la había leído pero en estas fechas lo amerita

Mc Kitty dijo...

Genial historia no la había leído pero en estas fechas lo amerita

ĭçoŋoçlast@.·´¯`·.¸ dijo...

mckitty, que bueno que te gustó, fué más o menos así, al menos es mas realista que la versión oficial...y si la compartes le haces mas honores, saludos.